Modifica el bokeh

Había visto en este blog que se podía modificar el bokeh (para mí ha sido también un descubrimiento), pero veía un fallo al artilugio de ahí: Que era de ‘quita y pon’. Así que me he currado una versión 2.0, con láminas intercambiables.

Paso1: Recortar el molde

Cogemos una cartulina negra y ponemos encima el objetivo al que le vamos a modificar el bokeh. [Yo usaré mi objetivo canon 50mm f1.8.] Intentaremos hacer un poco más grande, porque luego el objetivo tiene que entrar y salir de forma holgada, ya que si queda muy prieto, no dejaremos que enfoque correctamente (enfoque automático).

Una vez contorneado el objetivo, procedemos a crear el lateral.

Se puede hacer en 2 piezas sueltas (circulo y rectángulo alargado) o en una única pieza como lo he hecho yo:

Paso2: Montar el cilindro

Lo primero realizamos un hueco en el círculo, más o menos del tamaño del de la foto. Mejor hacerlo ahora que no luego montado, que será más difícil. Después, tenemos que ir poco a poco y con mucho cuidado, pegando la zona del rectángulo con la del círculo. Yo lo he hecho con cello, pero sería mejor con cinta aislante negra, para que deje pasar el mínimo de luz posible.

Paso3: Preparar el soporte

Cortamos 3 tiras de cartulina y les damos la forma que veis. Eso servirá para luego meter ahí las plantillas…

Es MUY IMPORTANTE poner las 3 tiras en esta posición (haciendo de carril para la cartulina con el dibjo), ya que sino la plantilla, no llegará hasta abajo, ya se que harán tope unas con otras…

Una vez puestas en el orden correcto, procedemos a fijarlas. Primero, hacia la parte trasera, y luego (teniendo cuidado de no pegar las solapas y dejar una endidura) a la parte superior.

Paso4: Preparar las plantillas

Como a todos nos habrá quedado un soporte diferente, cogemos un trozo de cartulina para tomar la medida. No tengáis miedo de que sea grande, ya que lo que importa, será el dibujo que le realizaremos.

Descargamos de internet dibujitos para nuestro bokeh y procedemos a hacer los recortes. Una vez puestos, mejor hacer unos cuantos, y así vamos probando si queda bien o mal, ya que depende si la abertura es grande o pequeña…

Paso5: Tenemos listo nuestro modificador de Bokeh

Lo único que nos queda es hacer pruebas, ver con cual nos gusta más y cual queda mejor.
Un problema bastante común, puede ser que hagáis los dibujos demasiado pequeños y no entre luz suficiente y no enfoque. Si enfoca, pero pide mucho tiempo de exposición, tendremos que acudir a nuestros amigos los trípodes.
Para evitar problemas, lo mejor es enfocar manualmente, ya que se puede volver loco con la poca luz existente.